10 junio, 2013

POEMAS ERÓTICOS

POEMA ME QUIERO PERDER
 En esta soledad
Es verdad
Te deseo.
La pasión me mata
Ya no puedo más
Contigo quiero estar.
Me quiero perder
En tu monte
En tus aguas.
Quiero beber
Las aguas de tu fuente
Que fluyen sobre tu cuerpo.
Embriágame de placer
Dame de beber
El néctar de tu cuerpo.
Oh mujer
Deleite de vida
Extasiarme en ti quiero.
**************************************************
POEMA ME PRENDES
Veo tus labios y se me enchina la piel,
quiero comerlos a besos e indagar
en tu ser, para conquistar los que
por cuestiones de moral y ética
no puedo ver, esos que son fuente
plena del más rico placer.
Me prendes y me haces enloquecer,
si me comparas con un volcán en plena
erupción, simplemente no tengo
comparación, tú me elevas a
temperaturas desconocidas, incluso por
mi, eres fuego puro, que me consume.
Amo tu experiencia al amar, tu furtiva
efusión al dar; mientras  agrietas
mi colchón, testigo mudo de largas
noches de erotismo y fogosidad.
Con tus treinta y cinco primaveras
amas como niña con su vez primera,
producto de la destreza al mover
circularmente tus delineadas caderas.
Me prendes hermosa  y fogosa mujer,
sólo basta ver tu tanga morada,
para imaginar la morada de mi hombría,
esa que con arte gozas noche y día.
Debo aceptar que eres mi perdición,
aunque creí no ser adicto, ahora lo
declaro, eres mi más sublime adicción,
la musa que robó mi corazón.
**********************************************
POEMA NUESTRO IDILIO
Lava la sábana amor mío
no dejemos huella alguna
que delate nuestro
encuentro furtivo;
Recuerda que somos almas
ajenas y nuestros corazones
unidos siempre no pueden
estar, ya sea por cuestiones
del destino o por malos
pasos que se dan en el camino.
Cielo mío, cubre con celofán
tus líquidos agridulces que
dejaste en la cama de ella,
pues no tarda en llegar,
no quiero problemas
que te hagan llorar.
Tú sabes que te amo
y mi sentir no tiene límites;
ten calma que nuestra
lucha debe continuar
para un día poder
juntos estar, contemplando
el brillo de nuestros ojos, divisando
las estrellas pasar, apreciando
el cielo infinito, como nuestro amor.
Paciencia vida mía, el tiempo
ha de llegar, el momento
que hemos esperando con
ansiedad, para nuestros
brazos poder entrelazar
mientras te llevo a la alcoba
dispuesta a amar y vivir
nuestro más bello idilio
para toda la eternidad.
*************************************************
POEMA LA LUNA
La luna fue testigo
de su amorío,
tras noches de pasión,
enredados entre sábanas
de verde pasto,
que cubrían su silueta
tan perfectamente dibujada.
La luna su único confidente,
en aquellas noches de locos arrebatos,
donde sólo él y ella existían.
Fue la luna bañada de plata,
que guió sus pasos por sendas del amor,
ofreciéndoles su perfecto resplandor,
ideal para arrullarse mientras
llegaba la aurora, con el canto
del nuevo día, que ponía fin
a una noche inolvidable,
donde la pasión había sido
el plato principal.

Autor: Edwin Yanes
Sígueme en Twitter y Facebook