LIBRO PECADOS OCULTOS DEL POETA EDWIN YANES

No siempre se dice lo que se quiere decir ni se escribe lo que se quiere escribir, por eso el poemario: PECADOS OCULTOS, nos da la venia para entrar a ellos con la libertad que brinda su autor.
Al hacer un análisis de cada uno de sus poemas nos inmiscuimos en ellos, a veces hasta viendo para todos lados esperando nadie nos vea porque cada uno de nosotros lo sabemos pero no decimos ni escribimos.
Eso es lo bonito que hace el poeta Edwin Yanes en este parnaso que deja de ser oculto para todo aquel que lo lea. Lo otro bonito es que no hay obscenidades ni lujuriosidades fantasmagóricas, sino muchas paradojas con tintes eróticos, excitantes.
Hay un dicho que dice “Un secreto si no se sabe, dejaría de ser secreto”, un pecado oculto estaría ahí donde está, (pecado, sin absolución alguna).
Lea cada poema detenidamente y trate de encontrar el personaje que describe cada caricatura, esto es lo agradable de los versos que el poeta se vale para hacernos gozar, distraernos o algunas veces cavilar ampliamente tratando de encontrar al vecino con el que nos codeamos seguidamente //Eso es este poemario, un parnaso viviente entre sus 264 sopas de letras que nos brinda Edwin Yanes//
No le aconsejo tal ni cual -perdón- pues todos son ¡buenos! Al leerlos usted me dará la razón, porque no me ni esquematizo a nadie. Lo bueno es bueno y puntos…

LIBRO SUEÑOS DE POETA EN CHINA

Me es grato compartirles la noticia, el libro Sueños de Poeta llegó a China, gracias al apoyo de Marian Sandoval, estudiante de intercambio en el mencionado país. Estoy muy agradecido con todos mis amigos que siempre me brindan una mano para darle vida a la poesía. Es grato ver mi libro, junto al de grandes escritores guatemaltecos, como Miguel Ángel Asturias y el reconocido esquipulteco Guilver Salazar.
Marian Sandoval a la derecha.

QUIERES IR A LAS ESTRELLAS LE PREGUNTE

La infancia nos había robado miradas
quizá en ocasiones suspiros y fantasías
sin embargo le huyo a las mujeres casadas
pero tú como viento a mi vida llegarías.

Las redes sociales a mis brazos te llevaron
bajo salvedad ambos somos comprometidos
cabe mencionar que los sueños despertaron
a tal grado de llegar a compartir fluidos.

No quise robarte un beso a escondidas
a sabiendas que es la chispa del placer
antídoto que cura de la vida las heridas
que lastiman el alma del más bello ser.

Por largas horas al día conversamos
afinando con sutileza cada detalle
para que al encontrarnos nos perdamos
en el mundo del amor, sin que nada falle.

Caminamos por las calles de la ciudad
con el corazón hinchado de emoción
ambos buscábamos la ansiada libertad
bajo cuatro paredes de una habitación.

Quiéres ir a las estrellas le pregunté
con semblante temeroso pero aceptó
llegamos al autohotel y su cuerpo besé
ella correspondió y mi hombría devoró.

Autor: Edwin Yanes
Guatemala, C.A.
20/12/2019