LA LEYENDA DE LADY GODIVA

Lady Godiva (principios del siglo XI) fue una dama que existió en realidad, anglosajona famosa por su belleza y su bondad, casada con Leofric (968–1057), conde de Chester y señor de Coventry.
 En esta imágen la veamos montada a caballo y desnuda, y éso tiene mucho que ver con la leyenda que lleva su nombre, y que nos cuenta lo siguiente:
Cuenta esta antigua leyenda, surgida a partir del año 1057 en los alrededores de la bahía benedictina de St. Albans que esta dama, compadecida de los sufrimientos y apuros de sus vasallos, a los que su marido esquilmaba con tributos abusivos, se solidarizó con ellos.

Cuando la ambición se apoderó de su esposo, ella le pidió que rebajara sus impuestos. El conde accedió, a condición de que Lady Godiva recorriese Coventry a caballo desnuda, sin más vestidura que su largos cabellos, se supone que con la intención de hacerle desistir de su petición. Pero por el contrario, la dama aceptó, acórdó con sus vecinos que estos se encerrarían en sus casas para no perturbarla en su desnudez, y el día elegido Lady Godiva se paseó desnuda por el pueblo, montada en su caballo, mientras casi todos los vecinos de Coventry permanecían en sus casas encerrados y con las ventanas cerradas. La leyenda, que según dicen los historiadores puede estar basada en una historia real —al menos parcialmente—, finaliza aclarando que Leofric, conmovido por el gesto de su esposa, cumplió su promesa y rebajó los impuestos.

Todos los ciudadanos, menos un sastre, encerrados en sus casas, resistieron la tentación de mirar a la belleza galopante de Lady Godiva. Pero la carne es débil y la tentación fuerte, así que es a este sastre, al que la tradición inglesa llama Peeping Tom (El mirón Tom), quien no pudo resistir ver a su señora desnuda a través de un agujero en la persiana, por lo que se quedó ciego. Además, la expresión pasó a designar en el idioma inglés a quien en castellano se llama mirón y en francés voyeur.

Curiosa antigua leyenda para fantasear morbosamente una vez más sobre la desnudez, en este caso de las amazonas, aderezada con cierto tufo de machismo social. Este del paseo desnuda sobre un mulo por todo el pueblo fue un castigo usado en la Edad media en nuestro país para castigar a las judías que yacían con cristianos, algo más que frecuente, al parecer, pero volviendo a nuestra chocolatera. ¿A qué viene que el marido, por muy inglés y depravado que fuera, le propusiera pasear desnuda por todo el pueblo?. Y en cuanto a ella, no hubiera sido mejor ser más discreta y pasearse a toda pastilla, de noche, sin avisar a nadie tal como nos sugieren los Queens en su canción?
Esa canción de The Queens, a la que me refiero, es la llamada “D’ont stop me now” (“No me pares ahora”) en la que dice “I’m a racing car passing by like Lady Godiva”, soy un coche de carreras pasando como Lady Godiva.

Y si la llamo chocolatera es porque unos chocolates belgas, ‘haciendo un merecido homenaje’ usan el nombre de Godiva para su marca comercial, lo que de paso les brinda la posibilidad de pasear a la maciza de turno encima de penco cabalgante y enervar las fantasías de cuanto patán se absorte.
 Algo que ya nos hicieron en su día con la rubia del coñac Terry en su galope playero, éso sí, con camisola blanca no fuera que un pecho descubierto arruinara tanto romanticismo.

 Fuente: http://juanmuro52.wordpress.com/2011/01/23/el-dibujo-para-inspirarse-16/

Comentarios

  1. Excelente post amigo, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar este espacio. Te invito a visitarme en:
    http://leyendas-de-occidente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderBorrar
  2. Oz, muchas gracias por tu visita y comentario, será todo un placer visitarte, abrazos en la distancia.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Gracias por leerme, si te gustó comenta y comparte. Edwin Yanes

Entradas más populares de este blog

POEMA AL QUETZAL

POEMA A TECUN UMAN

POEMAS DE MIGUEL ANGEL ASTURIAS