POEMA SUAVE BRISA

SUAVE BRISA
Los perros ladran a lo lejos,
algunos dicen que ven al famoso
cadejo; la suave brisa recorre mi
cuerpo y una leve sensación me
hace recordarte, como aquella
noche en que te hice mujer.
Recuerdo bien la suave brisa
que con sutil estilo, levantó tu
vestido y dejó descubierto
el bello nido que cobijó mi
hombría, hasta el día en que
te tocó partir. Donde quiera
que estés, sé perfectamente que
me recuerdas tanto como yo, es
imposible olvidar un amor como
el nuestro, así sea en la tierra, en el cielo 
o en el infierno.
El silencio se apodera de la gran
ciudad, los perros se alejan
como diciendo basta ya, nada
es real en este mundo de locos
que deambulan por las calles
solitarios, en busca de un amor
perdido, que yace en una fría
tumba o en la lejanía de la
penumbra. 
Observo a mi alrededor y te
veo, como siempre con tu sonrisa
franca, llena de vida, como diciéndome
ven amor mío, que tu lugar ya fue
reservado, me incitas a seguirte
y cuando estoy a punto de dar el paso
final, de pronto aletea un animal
recordándome que todavía no es
hora de partir y aunque el dolor
es profundo,  en mi alma prefiero
la vida antes que morir.
La suave brisa sigue su cause y con
ella te envío mis suspiros, 
para que no me olvides y cuando
llegue mi hora, salgas a mi encuentro
con tus brazos formando una cruz
para que por fin podamos estar
juntos y gozar del amor y su luz.

Autor: Edwin Yanes

SI TE GUSTÓ HAZLO TUYO EN LAS REDES SOCIALES.