POEMA EL GRITO DE UN NIÑO

EL GRITO DE UN NIÑO
Camino raudo por las calles sin ropa
Mis zapatos son de cuero y pellejo
No tengo ni para comprar una sopa
Me sirve más el dinero que un consejo.

El gobierno me prometió alimentación
Me tragué sus palabras y no me llenaron
Sigo ignorado, sin cautivar su atención
Creo que sólo ilusionado me dejaron.

¡Qué triste y dura es la vida de un niño!
Sin ropa, sin casa, sin padres y sin educación
Si no me das comida dame al menos cariño
Mientras me toca partir al frío panteón.

La vida por alguna razón no siempre es justa
A unos nos toca sufrir y a otros gozar y reír
Pero no importa, de todas formas me gusta
Lástima que dentro de poco voy a morir.

Escucha mi grito de niño, no seas desalmado
Tú puedes salvar mi vida y darme un futuro
Descuida, la vida te recompensará el pasado
Con todo lo que has dado  de corazón puro.

Me cansé de visitar el palacio nacional
De ser visto como un animal mugroso
De la gente que siempre me trató mal
De ser pisoteado por el político mafioso.

Por favor tiéndeme tu mano de hermano
Piensa en tus hijos o los que pronto tendrás
Recuerda que un acto bueno te hace humano
Y con ello en mi recuerdo por  siempre vivirás.

Autor: Edwin Yanes