POEMA NOCHE DE PASIÓN

NOCHE DE PASIÓN
En aquél entonces no sufría de soledad
mis amigos eran gran parte de mi alegría
no le temía al silencio ni a la oscuridad
y menos a salir los domingos de cacería.

De pronto un día apareciste tu en mi vida
con tus cautivadores encantos de señora
despertando mi pasión que creía perdida
queriendo ser tú en el amor mi profesora.

Al principio dudé de tus lindas palabras 
pensé que sólo te querías burlar de mí
aunque me enloquecías más que las cabras
con tu sensual y lujuriosa mirada de colibrí.

Pasaron los meses y por fin me convencí
decidí darle una nueva oportunidad al amor
consciente que la última vez que amé perdí
pero no intentarlo sería una acción  peor.

Durante cierto tiempo nos coqueteamos
en el sofá de la sala privada de mi tutora
fue allí mismo donde por horas nos besamos
con el cobijo de la luna hasta llegar la aurora.

De pronto se dio el instante que esperamos
mi tutora salió de viaje y tu la casa cuidaste
sin imaginar nadie que esa noche nos amamos
hora tras hora hasta que al orgasmo llegaste.

Fue una noche sumamente maravillosa
por más que trato no puedo olvidarte
recuerdo tocarte con mi mano temblorosa
la cual a tu gloria llevaste con tacto y arte.

Evoco esa noche de pasión en aquél sofá
testigo mudo de nuestros locos jadeos
que en mi mente y corazón siempre vivirá
como tangible baluarte de nuestro deseos.

Tan sólo una noche bastó para amarte,
ahora cuando te veo de vez en cuando
quiero abalanzarme sobre ti y poder tocarte
pero tristemente sólo te me quedo mirando.

Autor: Edwin Yanes