POEMA AMIGOS NADA MÁS

Qué difícil es amar y no ser correspondido,
en ocasiones nos llenamos de falsas ilusiones,
nos encariñamos de las personas y entregamos
nuestros corazones, sin ser siempre cobijados.
Me encariñé y enamoré de ti, de tus detalles,
de tu sonrisa, de la bondad de tu alma, de
tu esencia de mujer, luego me aventuré a
navegar por el mar de los sentimientos, haciendo
presente lo que por ti mi ser siente, pero
para mi sorpresa, durante este tiempo he
estado equivocado, tú le ofrecías amistad
al hombre que con los días se había enamorado.
Duele saberte sólo amiga, cuando mi cuerpo
arde del fuego del amor, queriendo con sus
llamas devorarte de pies a cabeza, aunque
con este intenso sentir, me conformaría
con un abrazo, un beso o con una simple
mirada, que me diga, aquí estoy para ti,
te ofrezco mi amor.
Me pregunto, cómo pude caer en las trampas
del amor, yo de corazón duro, que un día
juré no volver a amar, aquí me tienes
con el corazón rasgado, sin consolación,
más que la brisa fresca que sopla
del mar.
Es una triste realidad, pero tendré que
aprender a vivir sin ti, aunque la amistad
es valiosa, yo no podré ser únicamente tu amigo,
una vez mi corazón lata de amor por ti.
Lo siento, pero creo que es mejor para los
dos, darnos con educación y cortesía un adiós,
un adiós que es para siempre, sólo te pido
que recuerdes amiga mía, que te amo
con el corazón.

Autor: Edwin Yanes