POEMA CONOCIENDO TU CUERPO

He tenido la enorme dicha de verte
con ropa sexy que luces sólo para
mis ojos, he tenido el placer de 
apreciarte desnuda y dibujar con
la vista tu delineada figura de
joven y pasional mujer.
El observar no ha sido necesario
para conocer tu cuerpo, fue
preciso acariciarte de pies a
cabeza como pirata en busca
de su más preciado tesoro, ese
que te hace explotar en la cama
dando gritos del más exquisito
placer.
Una noche de estas con el afán
de evitar la rutina, nos sentamos
en la cama, tú sobre mi divisando
la pared frontal, iniciamos el proceso
más sublime del amor con caricias
que van desde el cuello hasta tu
centro de hermosa hembra, besé
tu espalda, mordí tu cabello y
pude palpar el resultado que
produce el haber besado con
arte tu monumental figura, seguí
con alegría la emocionante y
excitante labor, haciendo una
duradera pausa en tu centro
que da vida, por fin y gracias
a la posición pude encontrar
el máximo tesoro que un día
un hombre amante descubrió
y la clave nos dio, ni más
ni menos que el Punto G,
el cual por varios minutos
con tacto arrullé, hasta que
al fin como recién fabricada
dinamita, tus gritos escuché,
vi las sábanas y me enteré
que en nuestro mar pasional,
toda pena habíamos ahogado,
al oírte jadear y entre lágrimas
decir, muchos orgasmos he
gozado.

Autor: Edwin Yanes

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme, si te gustó comenta y comparte. Edwin Yanes