FRUTOS DE LA POESÍA

Desde niño he sido amante de la lectura y me gustaba recrear los diversos pasajes que narraban los grandes poetas clásicos, como Lope de Vega, Garcilaso de la Vega, Quevedo, Gustavo Adolfo Béquer, entre otros que dejaron huella con sus letras, mi fascinación por la poesía inició luego de que mi papá, un humilde hombre de campo me regaló una colección de libros de literatura universal y filosofía, que sabe Dios cómo o dónde los consiguió, lo importante es que él pensó en su amado pupilo que pasaba horas y horas dedicado al estudio, dicho sea de paso, siempre me dediqué únicamente a estudiar y hoy día con esfuerzo empiezo a disfrutar de los frutos.
Ser loco soñador de las letras en un país como Guatemala que lee muy poco, es una aventura hasta cierto punto desesperante, sino se tiene claro el horizonte, el camino como casi todo lo bueno no ha sido fácil, empecé a escribir versos o locuras como me decían mis amigos, cuando se da la etapa de la adolescencia y llegan las primeras flores del campo a llenar nuestro mundo de color; sin duda fue el primer amor que abrió las puertas a la poesía, al sentir esa necesidad de expresar lo que por ella sentía, pero como no era posible tenerla todo el día, entonces lo que pensaba y sentía en papeles arrugados de viejos cuadernos mis poemas escribía. Pasaron los años y este hobbie sublime cada día más me estaba gustando, por tanto lo seguí y sigo haciendo, a tal grado que a la fecha he tenido la dicha de publicar dos libros en papel y un ebook (libro digital) los cuales no han sido Best Seller pero sí gracias al apoyo de muchas personas del extranjero principalmente se han vendido, les cuento que hacer dinero siendo poeta, es una utopía, al menos en mi caso, el fin primordial con estas primeras publicaciones es darme a conocer y abrirme campo para en el futuro llegar a más personas, para recordarles que la poesía sigue viva en cada corazón que late de emoción al ver a ese ser querido o amado.

Hablando de los frutos de la poesía, el mejor y más dulce fruto no han sido los reconocimientos que me han dado, sino la dicha de conocer a tantas personas maravillosas que con sus palabras de aliento me llenan de vida, esas musas que son la más sublime poesía, son la adoración mía.

Gracias por leer a este loco soñador. Consciente estoy que no soy poeta, sino un loco soñador, que plasma simples letras, algunas con dulzura y otras con dolor.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

POEMA AL QUETZAL

POEMA A TECUN UMAN

POEMAS DE MIGUEL ANGEL ASTURIAS