POEMA NOCHES VACÍAS

Como león rugiente enjaulado
me siento si tú no estás a mi lado
doy vueltas de derecha a izquierda
en la fría cama que a gritos te clama.
No sé como de mis brazos pudiste
partir, si me juraste amor eterno,
ahora me has dejado solo en el desierto
de las lamentaciones, dialogando con
la soledad y pidiendo al cielo una
segunda oportunidad para rendirte
tributo, como lo que eres para mi,
una bella y sobresaliente deidad.
En la oscuridad de cuatro paredes,
me pregunto cuál es el sentido de
la vida, sí construí todo un imperio
pensando en ti y ahora que te perdí,
es tan sólo un nido para ácaros que
huyen al ver mi sombra maldita.
Noches vacías son las que vivo
sin ti, como pájaro herido que
no puede alzar su vuelo hacia
el azul del cielo.
Si no me quieres ver morir
de tristeza y soledad, vuelve
y sé el sol que caliente mis
días, que se han tornado de
hastío, desde que sin mirar
atrás te vi partir.

Autor: Edwin Yanes