POEMA NOCHE DE LUNA

Noche de luna, perfecta para amarnos
en silencio, para bebernos nuestro
agitado aliento entre la maleza del
campo que hoy fungirá como colchón
de seda para cobijar nuestros encantos
que presurosos de la libertad van a gozar.
En noches de luna como esta viene
a mi mente el recuerdo artero de
haber sido en tu vida el primero, el
hombre que te mostró la senda del
amor y la pasión, bajo el claroscuro
de las hojas del viejo guayacán que
es testigo mudo de parejas que se
aman y al llegar la aurora se van.
Las golondrinas se han marchado
al igual que tú un día solo me dejaste
en busca de nuevas aguas para
saciar la sed de desbordante pasión
que según dijiste este enamorado
ya no saciaba.
En esta noche de luna me pregunto,
dónde estás y al suspirar, una álgida
lágrima brota de mi lucero y en ese
instante te quiero maldecir y la luna
con su blancura parece que me mira
y me dice que no puedo maldecir
el amor más puro que en mi juventud
pude vivir a plenitud.
Sin importar dónde estés recuerda
que nuestro amor de ayer, fue una
mágica experiencia que llena el
presente de loca insistencia y
arrebatos de pasión con sólo
recordar.

Autor: Edwin Yanes