POEMA EL CORAZÓN NO SE MANDA

Se conocieron usando todavía pañal,
él fijó su mirada cuando su mamá la
cargaba en los brazos apenas de algunos
meses, su amor nació desde aquél
único instante en que sus madres los
presentaron, predestinando un amor
lleno de tormentas y desasosiegos,
por las familias que no comparten
su sentir que se fundamentó desde
la edad maternal.
Ella por su parte intentó olvidarlo,
dándole al tiempo una oportunidad,
tristemente esto no fue posible y
su corazón sentía un helado vacío
que en la soledad a ese hombre
buscaba, no pudiendo luchar ante
el calor del amor y yendo contra
su familia, con él decide regresar,
para él fue como darle agua fresca
en el desierto. Aunque sus familias
se han afrontado y de mil formas
han querido separarlos el sentir
los une y se vuelve a iniciar un
nuevo ciclo que los llena de vida.
Ante la ola de problemas que
se han dado, tomaron el valor
y con sus respectivas familias
han hablado y a una conclusión
por fin han llegado, dejando en
claro que el corazón no se manda
y que ellos por sobre todas las
cosas se aman.

Autor: Edwin Yanes

Comentarios