POEMA EL SILENCIO ABRUMA

El silencio abruma,
el ruido mata, la soledad
inspira, la luna acompaña,
el sol da vida, tú eres mi
todo.
Busqué en la muerte
lo que perdí en la vida,
busqué en la noche lo
que te dí en el día, toqué
muchas puertas y no se
abrieron, sería falta de
llave maestra o ya morí,
lerdo sigo el camino,
un perro mueve su cola
en señal de saludo, un
gato maúlla en la penumbra,
una dama de compañía
me pide cien dólares
para ir al cielo, no sabía
que vendían entradas
para tal ilusión que
los apologistas nos
han vendido.
El camino es largo,
la cruz es pesada,
pero qué sentido
tendría la muerte
sino fuera la pesada
vida que el moribundo
anhela.
Canta el cuervo en
la fría noche que se
luce con cuatro lunas
que dicen son de sangre,
sangre que he de beber
al regresar de mi letargo.
Canta la aurora presagiando
muerte y oscurantismo,
sálvame corazón del
monte impío que vende
placeres disfrazados
de gloria.
Me perdí sin darme
cuenta, regresar no 
quiero, la hiel sabe a
miel cuando no se 
saborea porque
aquí en la tristeza
he perdido todo
sentido de vida o
muerte.
La gente me saluda,
me brindan reverencia,
quién soy, acaso alcancé
la fama y al no estar, soy
bueno y el mundo me
valora, por fin la justicia
se apiada del injusto.
Quién soy, más que
partículas de deseo
que en la oscuridad
quiero saciar.
Enloquecí? vivo
o muero.

Autor: Edwin Yanes

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme, si te gustó comenta y comparte. Edwin Yanes