POEMA ETERNO DESEO

La aurora llega sin anunciarse
 y con ella las falsas promesas 
de noches locas de pasión que mueren 
en el silencio del letargo. 
Morfeo la roba de sus brazos 
dejando entre sus manos la hombría 
que con esfuerzo llora su partida, 
expulsando en su ira la savia 
que en el aire fruto no dará. 
Al verse solo en la oscuridad sale 
a la cornisa y de prisa de un grito 
llama a la luna que es fiel como 
ninguna al entregarse en 
noches de verano. 
Llega el ocaso y con él su lado 
hedonista que pierde al artista 
y se transforma en animal, 
que yace cansado de oler el cloro
 natural sin contar con el respaldo 
de un centro de mariposa que 
albergue al ejército batallador, 
gallardos soldados pero que por 
razones de la biología generalmente 
sólo uno resulta vencedor.
 Cómo pedirle al mendigo que sea feliz, 
cómo pedirle al día que no se convierta
 en noche si en tu ser se vive una eterna muerte, 
alejada de todo sentir.
 Pasan las horas, pasan los días 
y el deseo es eterno.

Autor: Edwin Yanes

Comentarios

Entradas más populares de este blog

POEMA AL QUETZAL

POEMA A TECUN UMAN

POEMAS DE MIGUEL ANGEL ASTURIAS