PEQUEÑA TRAVIESA

Pequeña traviesa, sin pedirlo
te anidaste en mi cabeza y con
arte vas llegando al corazón,
recóndito lugar que te enseñará
la magia del amor en un beso.
Pequeña traviesa deja la timidez
y  tu mirada funesta que un
verdadero hombre ha llegado
a tu vida y te enseñará el único
y real camino del amor, la locura
y la pasión como olas desbordantes
de agua salada de mar caribeño.
Eres hermosa paloma que ha estado
presa en los brazos de un señor que
por su avanzada edad se olvido de
tus más íntimos deseos y concentró
sus fuerzas en trabajar, dejando
de lado el eterno deseo que en
tu pecho se apodera.
Pequeña traviesa, regálame una
mirada, bríndame una sonrisa,
penetra con tu mirada mi alma
cansada de tanto esperar, pero
que hoy reboza por la dicha
de haberte encontrado y llenar
mis días grises de felicidad. 
Pequeña traviesa no te llames
infiel, sacia el delirante deseo
del que has sido presa en noches
de frío y soledad, no temas volar
como ave sobre el infinito cielo
azul que cobijará nuestro bello
idilio de amor.
Mi pequeña traviesa vives en
mi mente y corazón, eres como
el aire que respiro para vivir,
agua fresca de manantial, rocío
de mañana oriental que moja
mis ganas en la oscuridad de
las cuatro paredes que albergan
el desvelo que dedico en duelo
al saberte lejos de mi, amándote
tanto como lo hago.

Autor: Edwin Yanes

Comentarios

Entradas más populares de este blog

SU DULZURA |POEMAS DE AMOR

POEMA AL QUETZAL

POEMAS PATRIOS DE GUATEMALA