ME PIERDO EN TUS CADERAS

Una cálida y estrellada noche de verano
di el primer paso batallador de conquista,
vestías una minifalda negra y blusa roja
perfecta combinación que encendió la
pasión del loco desalmado, que empezó
a imaginar los crepúsculos recostado en
tus pechos como volcanes patrios del deseo.
Me cautivó tu belleza, fue amor a primera
vista, aunque recordándolo bien, nunca
miré tu rostro o penetré con mirada de
perro hambriento tus ojos avellanados
que luego con el paso del tiempo conocí.
Es verdad me enamoré de ti, desde el
instante sublime que clavé la delirante mirada
en tus ricas y bien delineadas caderas, como
cúpulas de santuario virgen del viejo oeste.
Alguien me dijo que todos esos encantos
no dan felicidad, pueda que tenga razón,
pero mientras se averigua tus atributos
me producen el más rico placer sobre
la tierra, siendo en ese momento el hombre
más feliz, el que no pide nada más que
larga vida para despertar prendido sobre
tu espalda, dando palmadas a tus hermosas
nalgas, que satisfechas de largas noches
de locura y desenfreno, sólo saben corresponder.
Me pierdo en tus caderas y para mí no existe
dicha más linda y sobrehumana que posar
en noches de invierno sobre tu cuerpo que
exhala fuego pasional, excitando la memoria
matando con alevosía mi hombría que ha
recorrido con valentía el terreno fértil de
tu sexo.

Autor: Edwin Yanes

Recuerda comentar y compartir. Sígueme en Twitter: @poemasdeamor85

Comentarios

Entradas más populares de este blog

SU DULZURA |POEMAS DE AMOR

POEMAS PATRIOS DE GUATEMALA

POEMA AL QUETZAL