SOLO EN EL JARDÍN

Como solitario gorrión aleteo
en el jardín de rosas hermosas
que por razones de ideologías
nunca mías serán, el vuelo ya
es lerdo y sin aspiración, al
encontrarme rodeado de las
flores más bellas del mundo
sin que estas mías puedan ser.
Plasmé la mirada en una rosa
marchita, creyéndome capaz
de devolverle la vida y creo
que lo logré, pero de forma
temporal, puesto que al llegar
el sol la marchitó y de calor
asfixiada murió.
En la soledad de mis días,
diviso con hambre voraz
las rosas de mil colores que
en busca de versos vienen
y van como el día a la noche.
Sé a ciencia cierta que más
de una rosa corresponde a
la humedad de mis besos,
pero para mi mala suerte
lejos de este regazo está.
Sopeso la cabeza sobre la
almohada para calcular el
peso de mis pensamientos
y sentimientos y reacciono
te busco y a mi lado no estás,
en ese momento me aferro
la cabeza de la cama y con
poca gana las horas se
pierden en locas fantasías
para cuando te vea y mía
te haga para siempre.
Solo en el jardín camino
como loco vagabundo
asignando valor al deseo
para dar el paso a la
ansiada libertad.

Autor: Edwin Yanes

Comentarios

Entradas más populares de este blog

SU DULZURA |POEMAS DE AMOR

POEMA AL QUETZAL

POEMAS PATRIOS DE GUATEMALA