TE CONFIESO

Amada mía...
te confieso que siempre vives en mi mente y
las inmensas ganas de amarte, serán las primeras
gotas de rocío, que enamoren mi corazón.

Cada noche quiero construirte un castillo a besos,
llevo el olor de tu piel en la cresta de mis deseos;
son ellos que me piden a gritos disfrutar, el sabor
excitante del fruto prohibido.

Te confieso que tengo marcado el vicio de amarte,
tus caricias me atan a tu vida.
El corazón no miente mi cielo,
estaré contigo en todo momento.

Ay amor...
que sería de mi, si no te tuviera...
eres la sublime existencia que me hace reír,
gozar de los placeres excitantes de cada entrega,
con la ternura.
Quisiera que las noches no tuvieran amaneceres,
para seguir amándote sin medida.

Cada beso tuyo es la fragancia que me embriaga de placer,
saborear tus labios de miel, nutren mis pensares y 
contentan mi corazón con románticas melodías,
despertando cascadas de pasiones cada anochecer.

Contigo respiro amor del bueno... me entregas tus
encantos sin pedir nada.
Mis sentimientos se enamoran con la mirada de tu ser,
mientras viva estaré a tu lado vida mía.
Mis poros respiran ambrosías y mis labios vibran...
con el sabor de tus besos.

Agosto 14/014