TRIGAL

Dame el fruto de tu amor y el trigal de tus amores,
apágame esta sed con el manjar de tus deseos.
Eres como el agua fresca que baña mis pensares,
eres el constante querer y apagar de mis pasiones.

Que diera porque esa boquita fuera siempre mía...
endulzaría mis labios con el néctar de tus besos.
Porque la sed del amor se apaga con besos...
es la dulce caricia que puede levantar al hombre muerto.

En ti encontré el sabor del amor...
sabor a fruta fresca y madura por los sueños de un trovador.
Un viejo amor jamás se olvida... se lleva en el corazón toda 
la vida.
La impaciencia no será mi fatiga por seguir esperando,
las caricias que algún día quedaron dormidas en ese noble
corazón... que me ama todavía.

Agosto 21/014