30 sep. 2014

SONETO XXII DE PABLO NERUDA

Cuántas veces, amor, te amé sin verte y tal vez sin recuerdo, 
sin reconocer tu mirada, sin mirarte, centaura, 
en regiones contrarias, en un mediodía quemante: 
eras sólo el aroma de los cereales que amo.

Tal vez te vi, te supuse al pasar levantando una copa 
en Angol, a la luz de la luna de Junio, 
o eras tú la cintura de aquella guitarra 
que toqué en las tinieblas y sonó como el mar desmedido.

Te amé sin que yo lo supiera, y busqué tu memoria. 
En las casas vacías entré con linterna a robar tu retrato. 
Pero yo ya sabía cómo era. De pronto

mientras ibas conmigo te toqué y se detuvo mi vida: 
frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas. 
Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino.

SABOR A MI

Hoy me nace escribir versos de amor,
algunos de mi inspiración y otros de
autores desconocidos, con una tacita
de café.

La pluma me pide escribir a mano alzada,
para plasmar algo bello que me encontré.
Dice así:

Entre sombras te conocí y en una noche
fría te amé.
Cuanta dulzura dejaste en mi boca,
cuando te besé... todo está escrito en mis
ojos. Huellas imborrables vivirán en mi.

Un oasis de esperanzas respira mi alma,
cuando abrazo la belleza de un verso de amor;
no puedo resistir esa dulce tentación.
Las caricias y los besos que se dan, no pierden
su sabor en el adiós, viven un eterno presente...
en el enamorado corazón.

Septiembre 29/014

29 sep. 2014

26 sep. 2014

POEMA 15 DE PABLO NERUDA

Me gustas cuando callas porque estás como ausente, 
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. 
Parece que los ojos se te hubieran volado 
y parece que un beso te cerrara la boca. 

Como todas las cosas están llenas de mi alma 
emerges de las cosas, llena del alma mía. 
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, 
y te pareces a la palabra melancolía. 

Me gustas cuando callas y estás como distante. 
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo. 
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: 
déjame que me calle con el silencio tuyo. 

Déjame que te hable también con tu silencio 
claro como una lámpara, simple como un anillo. 
Eres como la noche, callada y constelada. 
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo. 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente. 
Distante y dolorosa como si hubieras muerto. 
Una palabra entonces, una sonrisa bastan. 
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

25 sep. 2014

ANOCHE CUANDO DORMÍA DE ANTONIO MACHADO

Anoche cuando dormía 
soñé ¡bendita ilusión! 
que una fontana fluía 
dentro de mi corazón. 
Dí: ¿por qué acequia escondida, 
agua, vienes hasta mí, 
manantial de nueva vida 
en donde nunca bebí? 

Anoche cuando dormía 
soñé ¡bendita ilusión! 
que una colmena tenía 
dentro de mi corazón; 
y las doradas abejas 
iban fabricando en él, 
con las amarguras viejas, 
blanca cera y dulce miel. 

Anoche cuando dormía 
soñé ¡bendita ilusión! 
que un ardiente sol lucía 
dentro de mi corazón. 
Era ardiente porque daba 
calores de rojo hogar, 
y era sol porque alumbraba 
y porque hacía llorar. 

Anoche cuando dormía 
soñé ¡bendita ilusión! 
que era Dios lo que tenía 
dentro de mi corazón.

23 sep. 2014

PASIÓN SALVAJE

Me derrito con tu mirada,
tus ojos me enamoran y
tu sonrisa despierta mis pensares.

Deseo estar contigo para contemplar
tu belleza.
Mi alcoba está fría, necesito tu calor
para embriagarme de pasión.

No tardes vida mía...
sabes que te añoro y amo cada caricia tuya.
Cada segundo a tu lado mi corazón respira
amor.

Seré tu antorcha del amor y la dulzura,
te quiero dulce amor de mi vida.
Te confieso que no puedo vivir sin ti,
eres el motor de mis sentimientos.

Septiembre 23/014

22 sep. 2014

CUATRO SONRISAS, CUATRO CORAZONES

Cuatro sonrisas al viento, cuatro corazones
al tiempo, juventud a flor de piel, locura
y picardía en cada acción que eleva la
adrenalina de la aurora sonriente.
Las miro, las observo y surge en mi
la duda, quién de las cuatro potras es
la que un día podré montar en la pampa
argentina, bello recinto de mis amores.
Sólo he visto una fotografía que ha robado
de mis entrañas hondos suspiros y ha anidado
en mi loca memoria un mar de fantasías, que
incluyen una noche de pasión vida mía.
Ramillete de bellas rosas rojas no dejen
que cualquier ser moviente les dañe el corazón,
son grandes chicas y merecen el amor sincero
de un hombre verdadero, que entregue su alma.
Musas del sur, sigan dándole al cielo su luz,
con tan sublime sonrisa que al sol hechiza.
Hoy ha cantado mi jilguero y con su pico
señaló de ustedes la mayor,  no como una
opción, sino como la ninfa que robó por
siempre su respiración agitada de amor.
Jardín de cuatro rosas, dichoso de aquél
que con sus manos acaricie cada pétalo
de su vida, tendrá la dicha de probar
el más exquisito néctar del cielo azul.

Autor: Edwin Yanes

MANZANOTES TERRUÑO DE NUESTROS AMORES

Pedacito de suelo que nos vio nacer,
Donde dejamos el ombligo y dimos
Los primeros pasos, aprendiendo las
Primeras letras del saber.

Tus hijos ausentes hoy presentes,
Seguimos encariñados y encantados
De visitar tu suelo sagrado. Que nos
Ha dado la dicha de haber nacido entre
Robles, guayacanes y frondosos tunos;
Para amar la vida y a nuestro Dios.

Las brisas del campo respiran el aire puro
De la legendaria SIERRA DE LAS MINAS.
Un día nuestro cuerpo ya cansado,
Descansará en la loma del campo santo, de
Nuestra hermosa Aldea. Donde se olvidarán
Las penas y nacerán las esperanzas de viajar
Al infinito cielo.

Cómo no recordar sus frescas aguas del río
Grande y su camalote.
Sin dejar de mencionar los encuentros,
Bañados por el profundo río Motagua,
Que en épocas pasadas sirvió de navegación a
Los Españoles, para transportar sus mercancías.

Manzanotes… tierra próspera de hombres valientes
Y mujeres hermosas que cantan alabanzas a Dios.
Tres Iglesias Evangélicas cubren tu suelo, en
La Joya, El Salitre y el Barrio de Antaño.

Tus herederos hijos han sobre salido en la Ciencia
Agrícola, en la Educación y en la Política.
Muchos Alcaldes del Departamento de Zacapa,
Han sido y serán oriundos de nuestro terruño.
Jamás olvidaremos nuestra tierra, menos a
Nuestra gente. 
Te llevamos en el corazón y te cantamos con el
Alma… Manzanotes de nuestros amores.

Septiembre 20/014

18 sep. 2014

ODA AL MAR DE PABLO NERUDA

Aquí en la isla
el mar 
y cuánto mar 
se sale de sí mismo
a cada rato, 
dice que sí, que no, 
que no, que no, que no, 
dice que si, en azul, 
en espuma, en galope, 
dice que no, que no. 
No puede estarse quieto,
me llamo mar, repite 
pegando en una piedra 
sin lograr convencerla, 
entonces 
con siete lenguas verdes
de siete perros verdes, 
de siete tigres verdes,
de siete mares verdes,
la recorre, la besa, 
la humedece
y se golpea el pecho 
repitiendo su nombre. 
Oh mar, así te llamas, 
oh camarada océano,
no pierdas tiempo y agua, 
no te sacudas tanto, 
ayúdanos, 
somos los pequeñitos 
pescadores, 
los hombres de la orilla, 
tenemos frío y hambre
eres nuestro enemigo,
no golpees tan fuerte, 
no grites de ese modo, 
abre tu caja verde
y déjanos a todos 
en las manos 
tu regalo de plata:
el pez de cada día.

Aquí en cada casa
lo queremos
y aunque sea de plata, 
de cristal o de luna, 
nació para las pobres 
cocinas de la tierra. 
No lo guardes, 
avaro, 
corriendo frío como 
relámpago mojado
debajo de tus olas. 
Ven, ahora, 
ábrete 
y déjalo 
cerca de nuestras manos,
ayúdanos, océano, 
padre verde y profundo, 
a terminar un día
la pobreza terrestre.
Déjanos 
cosechar la infinita
plantación de tus vidas, 
tus trigos y tus uvas, 
tus bueyes, tus metales,
el esplendor mojado 
y el fruto sumergido.

Padre mar, ya sabemos 
cómo te llamas, todas 
las gaviotas reparten 
tu nombre en las arenas:
ahora, pórtate bien,
no sacudas tus crines,
no amenaces a nadie,
no rompas contra el cielo 
tu bella dentadura, 
déjate por un rato 
de gloriosas historias, 
danos a cada hombre, 
a cada
mujer y a cada niño, 
un pez grande o pequeño 
cada día.
Sal por todas las calles 
del mundo
a repartir pescado 
y entonces 
grita, 
grita
para que te oigan todos
los pobres que trabajan 
y digan, 
asomando a la boca 
de la mina:
"Ahí viene el viejo mar 
repartiendo pescado". 
Y volverán abajo, 
a las tinieblas, 
sonriendo, y por las calles
y los bosques 
sonreirán los hombres
y la tierra
con sonrisa marina. 
Pero
si no lo quieres, 
si no te da la gana, 
espérate, 
espéranos, 
lo vamos a pensar, 
vamos en primer término 
a arreglar los asuntos 
humanos, 
los más grandes primero,
todos los otros después,
y entonces 
entraremos en ti, 
cortaremos las olas 
con cuchillo de fuego, 
en un caballo eléctrico
saltaremos la espuma, 
cantando 
nos hundiremos 
hasta tocar el fondo 
de tus entrañas, 
un hilo atómico 
guardará tu cintura, 
plantaremos 
en tu jardín profundo 
plantas
de cemento y acero, 
te amarraremos 
pies y manos, 
los hombres por tu piel
pasearán escupiendo,
sacándote racimos,
construyéndote arneses,
montándote y domándote
dominándote el alma. 
Pero eso será cuando 
los hombres 
hayamos arreglado
nuestro problema, 
el grande,
el gran problema. 
Todo lo arreglaremos 
poco a poco:
te obligaremos, mar,
te obligaremos, tierra, 
a hacer milagros, 
porque en nosotros mismos, 
en la lucha, 
está el pez,  está el pan, 
está el milagro.

CANTAR DE LOS CANTARES

4,1: ¡Qué hermosa eres, mi amada, 
qué hermosa eres! 
Tus ojos de paloma por entre el velo; 
tu pelo es un rebaño de cabras, 
descolgándose por las laderas de Galaad.


4,2: Son tus dientes un rebaño esquilado,
recién salido de bañar, 
cada oveja tiene mellizos, 
ninguna hay sin corderos.


4,3: Tus labios son cinta escarlata,
y tu hablar, melodioso; 
tus mejillas, entre el velo, 
dos mitades de granada.


4,4: Es tu cuello la torre de David, 
construida con sillares,
de la que penden miles de escudos,
miles de adargas de capitanes.


4,5: Son tus pechos 
dos crías mellizas de gacela
paciendo entre azucenas.


4,6: Mientras sopla la brisa 
y se alargan las sombras
me voy al monte de la mirra,
iré por la colina del incienso.


4,7: ¡Toda eres hermosa, amada mía, 
y no hay en ti defecto!
4,8: Ven desde el Líbano, novia mía, ven; 
baja del Líbano, 
desciende de la cumbre del Amaná, 
de la cumbre del Senir y del Hermón, 
de las cuevas de leones, 
de los montes de panteras.


4,9: Me has robado el corazón,
hermana y novia mía; 
me has robado el corazón
con una sola de tus miradas, 
con una vuelta de tu collar.


4,10: ¡Qué bellos tus amores, 
hermana y novia mía; 
tus amores son mejores que el vino! 
Y tus aromas mejores que los perfumes.


4,11: Un panal que destila son tus labios, 
tienes, novia mía, miel y leche bajo tu lengua;
y la fragancia de tus vestidos 
es fragancia del Líbano.


4,12: Eres jardín cerrado, 
hermana y novia mía; 
eres jardín cerrado, 
fuente sellada.


4,13: Tus brotes son jardines de granados
con frutos exquisitos,


4,14: nardo y enebro y azafrán, canela y cinamomo,
con árboles de incienso, mirra y áloe,
con los mejores bálsamos y aromas.


4,15: La fuente del jardín es pozo de agua viva 
que baja desde el Líbano.


4,16: Despierta, cierzo; llégate, austro;
orea mi jardín, que exhale sus perfumes. 
Entra, amor mío, en tu jardín,
a comer de sus frutos exquisitos.

DULCE NOVIA MÍA

Eres la niña de mis ojos,
el paladar de mis besos
y la dicha de mi corazón.
Cada amanecer mi alma
goza el arrullo del canto
de tu sonrisa.

No puedo verte triste,
dulce encanto de mi vida.
Imploro al Creador por tu
salud, siempre deseo que
tu belleza no se marchite
por la intrusa soledad.

Quiero lo mejor para ti,
deseo que las flores del
campo alegren tus días
y que jamás la tristeza
duerma a tu lado.

Te acariciaré con besos,
mientras tenga la dicha de
abrazarte y el placer de
amarte.

Septiembre 16/014

17 sep. 2014

WALKING AROUND DE PABLO NERUDA

SUCEDE que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a  un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto, 
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

16 sep. 2014

NO JUEGUES CON MIS SENTIMIENTOS

Sólo te pido un favor en la vida,
no juegues con mis sentimientos
que es todo lo que tengo para dar,
así que no pidas más, soy lo que ves.
Por qué me encaminas al cielo y luego
me pierdes en el infierno de la soledad,
bien sabes lo mucho que te necesito y
aún así me dejas mojado bajo la lluvia.
Te regalé mis mejores pensamientos,
te abrí el corazón a manos llenas, como
ventanas que se abren al universo de
la esperanza que no se marchita.
No juegues con mis sentimientos
es un grito que lanzo consciente y
desde el subconsciente, pues luego
no quiero sufrir como hace tiempo.
Sé bien que me rechazas pero no
quiero partir sin haber realizado
mi máximo esfuerzo, con detalles
y versos de amor que sé te gustan.
Me seduces la vista con destellos
de belleza que luego sin decirme
nada en silencio mandas a guardar,
para que mis ojos no te puedan apreciar.
Te quiero y te deseo no lo voy a negar,
pero sinceramente con este vacío ya
no puedo más, me muestras el alimento
pero luego te lo llevas sin dejarme contento.
No puedo más, antes de caer en el fondo
del abismo que llamamos amor, prefiero
marcharme y dejarte ir en paz, entrega
todo lo tuyo a quien no tenga hambre voraz.

Autor: Edwin Yanes

POEMAS DE AMOR DE MARIO BENEDETTI

Benedetti fue un escritor y poeta uruguayo integrante de la Generación del '45. Es autor de libros como La Tregua y Gracias por el fuego, entre otros. Corazón coraza, Currículum, Defensa de la alegría, El Sur también existe, Hagamos un trato, Los formales y el frío, No te salves, Táctica y estrategia y Viceversa son algunos de sus poemas más famosos. Su lenguaje sencillo, para que sus obras puedan ser accesibles a todo el mundo, además de combinar con su propia personalidad, tiene defensores y detractores.
AMOR DE TARDE
Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme "¿Qué tal?" y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.

CORAZÓN CORAZA
Porque te tengo y no 
porque te pienso 
porque la noche está de ojos abiertos 
porque la noche pasa y digo amor 
porque has venido a recoger tu imagen 
y eres mejor que todas tus imágenes 
porque eres linda desde el pie hasta el alma 
porque eres buena desde el alma a mí 
porque te escondes dulce en el orgullo 
pequeña y dulce 
corazón coraza 

porque eres mía 
porque no eres mía 
porque te miro y muero 
y peor que muero 
si no te miro amor 
si no te miro 

porque tú siempre existes dondequiera 
pero existes mejor donde te quiero 
porque tu boca es sangre 
y tienes frío 
tengo que amarte amor 
tengo que amarte 
aunque esta herida duela como dos 
aunque te busque y no te encuentre 
y aunque 
la noche pase y yo te tenga 
y no.

DESPABÍLATE AMOR
Bonjour buon giorno guten morgen,
despabílate amor y toma nota,
sólo en el tercer mundo
mueren cuarenta mil niños por día,
en el plácido cielo despejado
flotan los bombarderos y los buitres,
cuatro millones tienen sida
la codicia depila la amazonia.

Buenos días good morning despabílate,
en los ordenadores de la abuela ONU
no caben más cadáveres de Ruanda
los fundamentalistas degüellan a
extranjeros,
predica el papa contra los condones,
Havelange estrangula a Maradona
bonjour monsieur le maire
forza Italia buon giorno
guten morgen ernst junger
opus dei buenos días
good morning Hiroshima,
despabílate amor
que el horror amanece.

TÁCTICA Y ESTRATEGIA
Mi táctica es 
mirarte 
aprender como sos 
quererte como sos 

mi táctica es 
hablarte 
y escucharte 
construir con palabras 
un puente indestructible 

mi táctica es 
quedarme en tu recuerdo 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
pero quedarme en vos 

mi táctica es 
ser franco 
y saber que sos franca 
y que no nos vendamos 
simulacros 
para que entre los dos 
no haya telón 
ni abismos 

mi estrategia es 
en cambio 
más profunda y más 
simple 

mi estrategia es 
que un día cualquiera 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
por fin me necesites.

TE QUIERO
Tus manos son mi caricia 
mis acordes cotidianos 
te quiero porque tus manos 
trabajan por la justicia 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos 

tus ojos son mi conjuro 
contra la mala jornada 
te quiero por tu mirada 
que mira y siembra futuro 

tu boca que es tuya y mía 
tu boca no se equivoca 
te quiero porque tu boca 
sabe gritar rebeldía 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos 

y por tu rostro sincero 
y tu paso vagabundo 
y tu llanto por el mundo 
porque sos pueblo te quiero 

y porque amor no es aureola 
ni cándida moraleja 
y porque somos pareja 
que sabe que no está sola 

te quiero en mi paraíso 
es decir que en mi país 
la gente viva feliz 
aunque no tenga permiso 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos.

UNA MUJER DESNUDA Y EN LO OSCURO
Una mujer desnuda y en lo oscuro 
tiene una claridad que nos alumbra 
de modo que si ocurre un desconsuelo 
un apagón o una noche sin luna 
es conveniente y hasta imprescindible 
tener a mano una mujer desnuda. 

Una mujer desnuda y en lo oscuro 
genera un resplandor que da confianza 
entonces dominguea el almanaque 
vibran en su rincón las telarañas 
y los ojos felices y felinos 
miran y de mirar nunca se cansan. 

Una mujer desnuda y en lo oscuro 
es una vocación para las manos 
para los labios es casi un destino 
y para el corazón un despilfarro 
una mujer desnuda es un enigma 
y siempre es una fiesta descifrarlo. 

Una mujer desnuda y en lo oscuro 
genera una luz propia y nos enciende 
el cielo raso se convierte en cielo 
y es una gloria no ser inocente 
una mujer querida o vislumbrada 
desbarata por una vez la muerte.

14 sep. 2014

ENTRE NIEBLA Y BRUMAS

Bien decía el poeta Cubano José Martí, Las palmas son novias que esperan.
Que difícil es cuando tu mente dice NO y tu enamorado corazón te pide una vez más.
Todo nace sobre un sueño... a donde va el amor cuando se olvida.
No quiero necesitarte... porque no puedo tenerte, decía Julio Cortázar.
Soy ave de tu noche que vuela a tu playa, nos dice nuestro amigo
poeta Mayco Palomares.
Quiero el trigal de tus amores, para saciar la sed de amarte.
Quiero escribir vírgenes versos en tu piel desnuda, no me niegues
tus besos... que muero por amarte una y mil veces mas.
Deseo el mar de tus besos y las playas de tus pasos.
Gracias a la vida que me ha dado tanto, tus caricias y el abrigo
de tus encantos.
Jamás olvidaré el fango de donde me sacaste,
cariño mío, te encontré en el peor momento de mi vida;
nubes y brumas cubrían mi corazón en el horizonte del desamor,
un ángel cubrió la fas de mis esperanzas y tu amor mío...
me entregaste tus caricias y besos del alma.

Escribió: Leonel Vargas y Vargas
Septiembre 12/014|

11 sep. 2014

NOVELA AMAGI DE SAGAR PRAKASH KHATNANI

Queridos amigos y lectores de www.poesiagt.com en esta ocasión les recomiendo una novela que en estos días está dando mucho de que hablar, se trata de Amagi del escritor de origen indio Sagar Prakash Khatnani, he leído sus extractos y realmente es cautivadora, sin más los invito a leerla.

SINOPSIS
¿Qué harías si tuvieses el mismo sueño cada noche? Un sueño en el que el destino te estuviese llamando a iniciar el viaje de tu vida.

Yuseph Wahed es un ingenuo muchacho de ad-Dār al-Baīḍaʾ que, debido a una serie de acontecimientos sorprendentes,  se ve obligado a abandonar su hogar para revelar el significado de una misteriosa palabra que se manifiesta cada noche en sus sueños, desde el día en que nació: “Amagi”. En este viaje hacia la autoconciencia a través del Norte de África, conocerá la pasión de Maya -la prostituta más hermosa de Ar-Ribat-, la amistad de Aliena -una agraciada esclava que busca a su padre desaparecido- y el amor de Aisha -un bella terrateniente de las lejanas costas de Sindh-, pero también la venganza de Lady Charmed -una mujer despiadada y cruel-, el odio de Kalya – un capataz inhumano- y la traición de Gibrán Khan -un hombre inteligente y tentador-. En este recorrido trepidante, Yuseph aprenderá las enseñanzas de la vida, convirtiéndose en alguien completamente distinto al que era. Luchará por cada uno de sus sueños e iniciará el viaje de regreso. Sin embargo, las cosas no serán como lo había imaginado, y la existencia volverá a sorprenderle una vez más.

“Hacía mucho tiempo que un libro no me sorprendía tanto como Amagi. La historia es muy original y ha sido un gustazo leerla.  No hay un solo instante en que se pueda intuir el hilo argumental y, pienses lo que pienses, siempre te acaba sorprendiendo. Tiene un gran protagonista, pero los antagonistas son mejores aún, y eso es lo que la hace tan entretenida. Personalmente, ha sido un placer”
BREVE BIOGRAFÍA DEL AUTOR
De origen indio, Sagar Prakash Khatnani nació en las Islas Canarias en 1983. Estudió un Ciclo Formativo de Grado Superior en Producción de Audiovisuales, Radio y Espectáculos, además de varios cursos de cinematografía y fotografía. Posteriormente cursó Técnico Superior de Protocolo Internacional en Madrid. Después de ganar varios concursos de literatura, decidió embarcarse en la escritura de Amagi durante más de seis años, escribiendo por las noches y entre las horas libres de trabajo.

LEER EXTRACTOS

DISPONIBLE EN

OPINIONES


10 sep. 2014

EL LIBRO DEL AMOR

Nací libre para amar con el corazón en la mano,
A mi paso encontré rosas y espinas,
Algunos atardeceres fueron grises;
A cambio recibí sombras y rocío,
Encontré abrigo a mis dulces esperanzas.

Nunca es tarde para amar, 
Ni viejo para endulzar el corazón con la fresca
Mirada de una ilusión.
Un cúmulo de experiencias y vivencias,
Aún arrullan nuestros pensares.

El libro del amor…
Respira poesía y amor cuando se está enamorado,
Las hojas secas caen solas y el viento se las lleva;
Así respira el corazón cuando el alma recibe las
Caricias de un viejo amor, que palpita en el 
Pensamiento, arrullando pasiones, que fueron la
Cuna de esos dulces momentos.

Hoy palpitan esas esperanzas por volver a soñar,
con la mujer que me robó los suspiros
de este noble y enamorado corazón,
Que ansía seguir amando… para dejar de sufrir
Y escribir con letras de oro el inmenso amor que
Siento… por la mujer dueña de mis sueños.

Septiembre 10/014

9 sep. 2014

NUNCA MÁS

Palabras detonantes que despiertan encontrados sentimientos,
Amores que dejaron huellas y momentos que se esfumaron
En el tiempo.
Nunca más…
Parece poco en el presente… pero mucho en el pasado,
Cuantos suspiros robados, cuantos besos negados.

El tiempo nos negó la oportunidad de amar a quien amábamos,
El horizonte se nubló cada vez que nuestra enamoradora
Mirada, quería abrazar la ternura de tus ojos… morena linda.
Hoy el recuerdo es la única rosa que despierta mis dulces
Sentimientos de Ti.

Vivo soñando contigo…
Quiero decirte que aún te quiero, quiero mas de ti,
Tengo las esperanzas que volverás un día a quererme.
Te robé tu inocencia, gusté tus quince primaveras,
Mi corazón aún late a mil por hora, como si fuera ayer,
Cuando besaba tu boca.

Ahora con mas experiencia mi alma clama por tus besos,
Dame tu dulce encanto para saciar mi sed de amarte.
Nunca más… Morena linda,
Pondré mis ojos en otros ojos, que no sean los tuyos,
Lo pasado, pasado es, ya es historia en nuestro romance.
Si supieras cuanto te amo… ya estarías en mis brazos.

Septiembre 09/014

8 sep. 2014

OLVIDEMOS EL AMOR

Olvidemos el amor y seamos felices los dos,
no quiero más misivas con palabras bonitas,
no más mensajes eróticos en las redes sociales,
todo tiene su tiempo bajo el sol y creo que el
tuyo hace mucho acabó, por si no te diste cuenta.
Como experiencia en el amor fue sin duda la mejor,
como enseñanza de vida un reflejo de luz en la
oscuridad de aquellos días en que sucumbía en
el olvido de tantos que en momentos me exaltaron.
No hablemos de felicidad cuando en el corazón
existe maldad, fingiendo hacer el bien cuando
en realidad se miente y traiciona a ese ser que
por la relación daba el todo que se le pidió.
No te culpo ni mucho menos te condeno,
eres tan sólo una chiquilla queriendo devorar
al mundo en cada acción, al contrario te doy
gracias por enseñarme a percibir de otra manera.
Bendigo tu camino y te deseo éxitos en el amor,
tienes mucho que aprender mi tierna y bella flor,
camina con paso firme y no corras que lo que
es para ti, nada ni nadie de tus manos lo quitará.

Autor: Edwin Yanes

SI TE GUSTA LA POESÍA NO DUDES EN COMPARTIR EN LAS REDES SOCIALES

5 sep. 2014

QUIERO PARA QUE ME QUIERAN

Quiero ser el fuego de tu piel y la fiera que
Devore el manjar de tus deseos.
Que dulce es robar un beso de tu boca en rosa,
Las delicias de tus encantos me alborotan;
Dejando escapar mis ansias locas,
Por amarte y romper la magia de la noche…
Con tus besos.

Querer por querer… cualquiera lo puede hacer,
Pero amar para que lo quieran,
Es pedir a la luna un pedacito de cielo.
Tener la dicha de acariciar la guinda del pastel,
Es la mejor recompensa que los enamorados
Esperan disfrutar… en su luna de miel.

Una vida sin amor nos marchita el alma,
Nos desgarra lágrimas de cristal,
Que hacen sufrir al corazón.
Que no se ponga el sol sin haber amado,
Sin haber compartido la fragancia de una caricia
Y la ternura de un beso querendón.

Con amor las noches se tornarán mágicas y salvajes,
Serán tan fogosas vibrando de pasión.
Nos arrancarán suspiros del corazón,
Nos harán olvidar las áridas horas de soledad;
Que empezaban a devorar las ilusiones…
Sin compasión.

Querer por querer…
Ya es historia en mi vida,
Ya borré ese triste capítulo del baúl de mis recuerdos;
Ahora amo y quiero… para que me quieran toda la vida.

Septiembre 05/014

DÍA NACIONAL DEL QUETZAL, SÍMBOLO PATRIO DE GUATEMALA

El 5 de septiembre se conmemora el Día Nacional del Quetzal, símbolo patrio según lo establecido en el Decreto No. 33 del 18 de noviembre de 1871, donde fue declarado como Ave Nacional de Guatemala. El quetzal es reconocido por su largo plumaje. Las plumas de la cola del macho llegan a medir hasta 90 centímetros mientras que la hembra carece de ellas y de cresta, su pecho y vientre son de color rojo. Vive en ecosistemas ubicados en lo alto de las montañas, incluyendo bosques de niebla.

Historia
En el pasado, esta especie se consideraba divina por los mayas. Los aztecas creían que esta ave era el “Dios de Aire” y lo veían como símbolo de bondad y luz. Su larga cola llena de plumas verdes era venerada simbólicamente en primavera para el crecimiento de la flora.

Cuenta la historia que cuando el Conquistador Don Pedro de Alvarado luchaba con el rey Quiché “Tecún Umán” hirió a éste último mortalmente en el abdomen, el ave bajó y se posó en la herida, marcando en su pecho de color rojo carmesí intenso. Sus bellos colores cubren su cuerpo con un plumaje de color verde acompañados de reflejos azules que puede tornarse hasta violeta.

El quetzal como símbolo
En la actualidad el Quetzal es mucho más que el Ave Nacional, forma parte de la moneda nacional, misma que lleva su nombre; también sobresale en el Escudo Nacional de Guatemala. “Ave indiana que vive en tu escudo… y ojalá que remonte su vuelo…”, estrofas del Himno Nacional del cual también el ave forma parte, por lo tanto es un símbolo muy representativo para Guatemala, especie que también se encuentra en peligro de extinción.

Una de las máximas condecoraciones que entrega el Gobierno de Guatemala lleva el nombre de “Orden del Quetzal”, establecida en el año de 1936 por el entonces Presidente de la República, Jorge Ubico. Ésta orden establece seis grados: Gran Collar, Gran Cruz, Gran Oficial, Comendador, Oficial y Caballero; y se brinda como reconocimiento a la labor artística, cívica, humanitaria, cultural, educativa, científica y política que merezca el máximo señalamiento oficial del Gobierno de Guatemala.

4 sep. 2014

PATRIA GRANDE

Guatemala Inmortal ¡¡¡
Tu suelo sagrado nos invita a celebrar
tu gloriosa independencia patria mía.
Es la fiesta del pueblo desde 1821
es el 15 de Septiembre, mes de la patria,
se nos alegra el corazón por un año mas de
verte libre, patria de mis amores.

Patria ¡¡¡
Defenderemos tu suelo sagrado,
cueste lo que cueste.
Patria solo hay una...
tus hijos próceres de la independencia;
ofrendaron sus vidas para hacer de ti,
una patria grande y bella.

Somos respetuosos de las costumbres,
de las tradiciones y de las religiones que aman
al Dios verdadero.

En esos azules cielos vuela el hermoso Quetzal,
ave símbolo de nuestra nacionalidad.
El Quetzal vuela tan alto para saludar al Cóndor
y al Águila Real, como aves hermanas.

Somos tus hijos hombres de maíz, hombres de paz,
amamos la libertad y defenderemos tu soberanía,
patria mía... estamos orgullosos de ser Chapines.
En tu suelo nacimos cobijados por tu bandera azul y
blanco.
Sólo pedimos a Dios... morir abrazándote.

Septiembre 04/014

POEMAS DE RUBÉN DARÍO

Nacido como Félix Rubén García Sarmiento en Nicaragua en 1867, es hoy mundialmente conocido por su seudónimo: Rubén Darío. Referente del modernismo en nuestro idioma por su obra "Azul...", en sus poemas se perciben fuertes influencias de escritores franceses. Fue también representante de su país en el exterior ostentando distintos cargos, haciéndose evidente su compromiso sociopolítico también en sus obras como en "A Colón". Son otras obras fundamentales "Sonatina", "Lo fatal" y "Canción de otoño en primavera".

A COLÓN
¡Desgraciado Almirante! Tu pobre América, 
tu india virgen y hermosa de sangre cálida, 
la perla de tus sueños, es una histérica 
de convulsivos nervios y frente pálida. 

Un desastroso espíritu posee tu tierra: 
donde la tribu unida blandió sus mazas, 
hoy se enciende entre hermanos perpetua guerra, 
se hieren y destrozan las mismas razas. 

Al ídolo de piedra reemplaza ahora 
el ídolo de carne que se entroniza, 
y cada día alumbra la blanca aurora 
en los campos fraternos sangre y ceniza. 

Desdeñando a los reyes nos dimos leyes 
al son de los cañones y los clarines, 
y hoy al favor siniestro de negros reyes 
fraternizan los Judas con los Caínes. 

Bebiendo la esparcida savia francesa 
con nuestra boca indígena semiespañola, 
día a día cantamos la Marsellesa 
para acabar danzando la Carmañola. 

Las ambiciones pérfidas no tienen diques, 
soñadas libertades yacen deshechas. 
¡Eso no hicieron nunca nuestros caciques, 
a quienes las montañas daban las flechas! . 

Ellos eran soberbios, leales y francos, 
ceñidas las cabezas de raras plumas; 
¡ojalá hubieran sido los hombres blancos 
como los Atahualpas y Moctezumas! 

Cuando en vientres de América cayó semilla 
de la raza de hierro que fue de España, 
mezcló su fuerza heroica la gran Castilla 
con la fuerza del indio de la montaña. 

¡Pluguiera a Dios las aguas antes intactas 
no reflejaran nunca las blancas velas; 
ni vieran las estrellas estupefactas 
arribar a la orilla tus carabelas! 

Libre como las águilas, vieran los montes 
pasar los aborígenes por los boscajes, 
persiguiendo los pumas y los bisontes 
con el dardo certero de sus carcajes. 

Que más valiera el jefe rudo y bizarro 
que el soldado que en fango sus glorias finca, 
que ha hecho gemir al zipa bajo su carro 
o temblar las heladas momias del Inca. 

La cruz que nos llevaste padece mengua; 
y tras encanalladas revoluciones, 
la canalla escritora mancha la lengua 
que escribieron Cervantes y Calderones. 

Cristo va por las calles flaco y enclenque, 
Barrabás tiene esclavos y charreteras, 
y en las tierras de Chibcha, Cuzco y Palenque 
han visto engalonadas a las panteras. 

Duelos, espantos, guerras, fiebre constante 
en nuestra senda ha puesto la suerte triste: 
¡Cristóforo Colombo, pobre Almirante, 
ruega a Dios por el mundo que descubriste!

SONATINA
La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa? 
Los suspiros se escapan de su boca de fresa, 
que ha perdido la risa, que ha perdido el color. 
La princesa está pálida en su silla de oro, 
está mudo el teclado de su clave sonoro, 
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor. 

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales. 
Parlanchina, la dueña dice cosas banales, 
y vestido de rojo piruetea el bufón. 
La princesa no ríe, la princesa no siente; 
la princesa persigue por el cielo de Oriente 
la libélula vaga de una vaga ilusión. 

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China, 
o en el que ha detenido su carroza argentina 
para ver de sus ojos la dulzura de luz? 
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes, 
o en el que es soberano de los claros diamantes, 
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz? 

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa 
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 
tener alas ligeras, bajo el cielo volar; 
ir al sol por la escala luminosa de un rayo, 
saludar a los lirios con los versos de mayo 
o perderse en el viento sobre el trueno del mar. 

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, 
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata, 
ni los cisnes unánimes en el lago de azur. 
Y están tristes las flores por la flor de la corte, 
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte, 
de Occidente las dalias y las rosas del Sur. 

¡Pobrecita princesa de los ojos azules! 
Está presa en sus oros, está presa en sus tules, 
en la jaula de mármol del palacio real; 
el palacio soberbio que vigilan los guardas, 
que custodian cien negros con sus cien alabardas, 
un lebrel que no duerme y un dragón colosal. 

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida! 
(La princesa está triste. La princesa está pálida.) 
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil! 
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe, 
(La princesa está pálida. La princesa está triste.) 
más brillante que el alba, más hermoso que abril! 

-«Calla, calla, princesa -dice el hada madrina-; 
en caballo, con alas, hacia acá se encamina, 
en el cinto la espada y en la mano el azor, 
el feliz caballero que te adora sin verte, 
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte, 
a encenderte los labios con un beso de amor».

LO FATAL
Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, 
y más la piedra dura porque esa ya no siente, 
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, 
ni mayor pesadumbre que la vida consciente. 

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto, 
y el temor de haber sido y un futuro terror... 
Y el espanto seguro de estar mañana muerto, 
y sufrir por la vida y por la sombra y por 

lo que no conocemos y apenas sospechamos, 
y la carne que tienta con sus frescos racimos, 
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos, 

¡y no saber adónde vamos, 
ni de dónde venimos!...

CANCIÓN DE OTOÑO EN PRIMAVERA
Juventud, divino tesoro, 
¡ya te vas para no volver! 
Cuando quiero llorar, no lloro... 
y a veces lloro sin querer... 

Plural ha sido la celeste 
historia de mi corazón. 
Era una dulce niña, en este 
mundo de duelo y de aflicción. 

Miraba como el alba pura; 
sonreía como una flor. 
Era su cabellera obscura 
hecha de noche y de dolor. 

Yo era tímido como un niño. 
Ella, naturalmente, fue, 
para mi amor hecho de armiño, 
Herodías y Salomé... 

Juventud, divino tesoro, 
¡ya te vas para no volver! 
Cuando quiero llorar, no lloro... 
y a veces lloro sin querer... 

Y más consoladora y más 
halagadora y expresiva, 
la otra fue más sensitiva 
cual no pensé encontrar jamás. 

Pues a su continua ternura 
una pasión violenta unía. 
En un peplo de gasa pura 
una bacante se envolvía... 

En sus brazos tomó mi ensueño 
y lo arrulló como a un bebé... 
Y te mató, triste y pequeño, 
falto de luz, falto de fe... 

Juventud, divino tesoro, 
¡te fuiste para no volver! 
Cuando quiero llorar, no lloro... 
y a veces lloro sin querer... 

Otra juzgó que era mi boca 
el estuche de su pasión; 
y que me roería, loca, 
con sus dientes el corazón. 

Poniendo en un amor de exceso 
la mira de su voluntad, 
mientras eran abrazo y beso 
síntesis de la eternidad; 

y de nuestra carne ligera 
imaginar siempre un Edén, 
sin pensar que la Primavera 
y la carne acaban también... 

Juventud, divino tesoro, 
¡ya te vas para no volver! 
Cuando quiero llorar, no lloro... 
y a veces lloro sin querer. 

¡Y las demás! En tantos climas, 
en tantas tierras siempre son, 
si no pretextos de mis rimas 
fantasmas de mi corazón. 

En vano busqué a la princesa 
que estaba triste de esperar. 
La vida es dura. Amarga y pesa. 
¡Ya no hay princesa que cantar! 

Mas a pesar del tiempo terco, 
mi sed de amor no tiene fin; 
con el cabello gris, me acerco 
a los rosales del jardín... 

Juventud, divino tesoro, 
¡ya te vas para no volver! 
Cuando quiero llorar, no lloro... 
y a veces lloro sin querer... 
¡Mas es mía el Alba de oro!

LA CANCIÓN DE LA NOCHE EN EL MAR
¿Qué barco viene allá? 
¿Es un farol o una estrella? 
¿Qué barco viene allá? 
Es una linterna tan bella 
¡y no se sabe adónde va! 

¡Es Venus, es Venus la bella! 
¿Es un alma o es una estrella? 
¿Qué barco viene allá? 
Es una linterna tan bella... 
¡y no se sabe adónde va! 

¡Es Venus, es Venus, es Ella! 
Es un fanal y es una estrella 
que nos indica el más allá, 
y que el Amor sublime sella, 
y es tan misteriosa y tan bella, 
que ni en la noche deja la huella 
¡y no se sabe adónde va!

POEMA DEL OTOÑO
Tú, que estás la barba en la mano 
meditabundo, 
¿has dejado pasar, hermano, 
la flor del mundo? 

Te lamentas de los ayeres 
con quejas vanas: 
¡aún hay promesas de placeres 
en los mañanas! 

Aún puedes casar la olorosa 
rosa y el lis, 
y hay mirtos para tu orgullosa 
cabeza gris. 

El alma ahíta cruel inmola 
lo que la alegra, 
como Zingua, reina de Angola, 
lúbrica negra. 

Tú has gozado de la hora amable, 
y oyes después 
la imprecación del formidable 
Eclesiastés. 

El domingo de amor te hechiza; 
mas mira cómo 
llega el miércoles de ceniza; 
Memento, homo... 

Por eso hacia el florido monte 
las almas van, 
y se explican Anacreonte 
y Omar Kayam. 

Huyendo del mal, de improviso 
se entra en el mal, 
por la puerta del paraíso 
artificial. 

Y no obstante la vida es bella, 
por poseer 
la perla, la rosa, la estrella 
y la mujer. 

Lucifer brilla. Canta el ronco 
mar. Y se pierde 
Silvano, oculto tras el tronco 
del haya verde. 

Y sentimos la vida pura, 
clara, real, 
cuando la envuelve la dulzura 
primaveral. 

¿Para qué las envidias viles 
y las injurias, 
cuando retuercen sus reptiles 
pálidas furias? 

¿Para qué los odios funestos 
de los ingratos? 
¿Para qué los lívidos gestos 
de los Pilatos? 

¡Si lo terreno acaba, en suma, 
cielo e infierno, 
y nuestras vidas son la espuma 
de un mar eterno! 

Lavemos bien de nuestra veste 
la amarga prosa; 
soñemos en una celeste 
mística rosa. 

Cojamos la flor del instante; 
¡la melodía 
de la mágica alondra cante 
la miel del día! 

Amor a su fiesta convida 
y nos corona. 
Todos tenemos en la vida 
nuestra Verona. 

Aun en la hora crepuscular 
canta una voz: 
«Ruth, risueña, viene a espigar 
para Booz!» 

Mas coged la flor del instante, 
cuando en Oriente 
nace el alba para el fragante 
adolescente. 

¡Oh! Niño que con Eros juegas, 
niños lozanos, 
danzad como las ninfas griegas 
y los silvanos. 

El viejo tiempo todo roe 
y va de prisa; 
sabed vencerle, Cintia, Cloe 
y Cidalisa. 

Trocad por rosas azahares, 
que suena el son 
de aquel Cantar de los Cantares 
de Salomón. 

Príapo vela en los jardines 
que Cipris huella; 
Hécate hace aullar a los mastines; 
mas Diana es bella; 

y apenas envuelta en los velos 
de la ilusión, 
baja a los bosques de los cielos 
por Endimión. 

¡Adolescencia! Amor te dora 
con su virtud; 
goza del beso de la aurora, 
¡oh juventud! 

¡Desventurado el que ha cogido 
tarde la flor! 
Y ¡ay de aquel que nunca ha sabido 
lo que es amor! 

Yo he visto en tierra tropical 
la sangre arder, 
como en un cáliz de cristal, 
en la mujer 

Y en todas partes la que ama 
y se consume 
como una flor hecha de llama 
y de perfume. 

Abrasaos en esa llama 
y respirad 
ese perfume que embalsama 
la Humanidad. 

Gozad de la carne, ese bien 
que hoy nos hechiza, 
y después se tornará en 
polvo y ceniza. 

Gozad del sol, de la pagana 
luz de sus fuegos; 
gozad del sol, porque mañana 
estaréis ciegos. 

Gozad de la dulce armonía 
que a Apolo invoca; 
gozad del canto, porque un día 
no tendréis boca. 

Gozad de la tierra que un 
bien cierto encierra; 
gozad, porque no estáis aún 
bajo la tierra. 

Apartad el temor que os hiela 
y que os restringe; 
la paloma de Venus vuela 
sobre la Esfinge. 

Aún vencen muerte, tiempo y hado 
las amorosas; 
en las tumbas se han encontrado 
mirtos y rosas. 

Aún Anadiódema en sus lidias 
nos da su ayuda; 
aún resurge en la obra de Fidias 
Friné desnuda. 

Vive el bíblico Adán robusto, 
de sangre humana, 
y aún siente nuestra lengua el gusto 
de la manzana. 

Y hace de este globo viviente 
fuerza y acción 
la universal y omnipotente 
fecundación. 

El corazón del cielo late 
por la victoria 
de este vivir, que es un combate 
y es una gloria. 

Pues aunque hay pena y nos agravia 
el sino adverso, 
en nosotros corre la savia 
del universo. 

Nuestro cráneo guarda el vibrar 
de tierra y sol, 
como el ruido de la mar 
el caracol. 

La sal del mar en nuestras venas 
va a borbotones; 
tenemos sangre de sirenas 
y de tritones. 

A nosotros encinas, lauros, 
frondas espesas; 
tenemos carne de centauros 
y satiresas. 

En nosotros la vida vierte 
fuerza y calor. 
¡Vamos al reino de la Muerte 
por el camino del Amor!

TRISTE, MUY TRISTEMENTE
Un día estaba yo triste, muy tristemente 
viendo cómo caía el agua de una fuente. 

Era la noche dulce y argentina. Lloraba 
la noche. Suspiraba la noche. Sollozaba 
la noche. Y el crepúsculo en su suave amatista, 
diluía la lágrima de un misterioso artista. 

Y ese artista era yo, misterioso y gimiente, 
que mezclaba mi alma al chorro de la fuente.