EL LIBRO DEL AMOR

Nací libre para amar con el corazón en la mano,
A mi paso encontré rosas y espinas,
Algunos atardeceres fueron grises;
A cambio recibí sombras y rocío,
Encontré abrigo a mis dulces esperanzas.

Nunca es tarde para amar, 
Ni viejo para endulzar el corazón con la fresca
Mirada de una ilusión.
Un cúmulo de experiencias y vivencias,
Aún arrullan nuestros pensares.

El libro del amor…
Respira poesía y amor cuando se está enamorado,
Las hojas secas caen solas y el viento se las lleva;
Así respira el corazón cuando el alma recibe las
Caricias de un viejo amor, que palpita en el 
Pensamiento, arrullando pasiones, que fueron la
Cuna de esos dulces momentos.

Hoy palpitan esas esperanzas por volver a soñar,
con la mujer que me robó los suspiros
de este noble y enamorado corazón,
Que ansía seguir amando… para dejar de sufrir
Y escribir con letras de oro el inmenso amor que
Siento… por la mujer dueña de mis sueños.

Septiembre 10/014

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme, si te gustó comenta y comparte. Edwin Yanes