LAS VIRTUDES DEL ALMA

Las tardes y auroras de mi vida,
me han enseñado que la vida es 
un sueño divino.
Dios en su infinita misericordia nos 
da el soplo de vida y la oportunidad de
ver muchos lindos amaneceres,
que le dan sabor y brillo a nuestra existencia.

Tenemos un gran corazón para amar,
para ponerle ruedas y esplendor a los días,
y a las noches el encanto sin igual.
Cultivar las virtudes del alma, es de sabios,
nos posibilita a gozar sorbo a sorbo una
mejor vida.

Los enemigos de ver estas virtudes del alma,
son los jinetes del mal pensar, que nos ponen
la vida cuesta arriba.
Tener malos hábitos nos vuelven esclavos de
los vicios y bajas pasiones, robándonos la 
salud.

Sin plenitud nos perdemos de apreciar,
los arcoíris de las primaveras y se van marchitando
las flores del jardín de nuestros amores.
Fácilmente se mueren por falta de oxígeno,
al no poderlas contemplar con la mirada enamorada
del alma.

Pero no todo está perdido... si aún tenemos sueños
y esperanzas por vivir. Retomemos las virtudes
innatas del alma, sujetemos con mano firme las
riendas del buen camino; que nos lleven de vuelta;
a los jardines Celestiales de Dios.

Fuimos creados por amor... para brindar amor.
No importa donde el destino nos haya llevado,
si aún existen esperanzas y Fe para cambiar
el rumbo de nuestro velero.

Diciembre 02/014

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme, si te gustó comenta y comparte. Edwin Yanes