EL VIAJERO


Por veces me pregunto ¿Qué puede haber de malo en un viajero como yo? Si aparentemente todo es perfecto
El mar, el cielo, la arena, el campo; las montañas, el conocer, el vivir y sentirse conquistador del mundo sin tener un título ni una voz

Quizás la respuesta sea nada o quizás sea una simple palabra; “Amor”.
Soy sincero con mis escritos y con el ciego, desde la ausencia de mi amada no hay sala romántica, no hay luna de sabanas, no hay quien este a mi espera, solo existe este cambio triunfal

Voy y vengo, subo y bajo, lucho y me rindo, la vida es como el mar
Regresar a casa ya no me es una opción sino un dilema
Revivir el pasado no es de un viajero,
Pero heme aquí sentado en la sala en la que un chocolate caliente acompañaba a este pobre anciano por las noches y por las mañanas el sol resplandeciente

El viajero no es más ni menos que el camino que se hace al caminar;
Por veces me pregunto ¿Qué hago sentado? Luego recuerdo que mi compañera ahora es esta silla de ruedas
Lose, me es difícil asimilar.

Tantas aventuras, tantas conquistas y tenermeen este sofá
Tantos cantos, tantos escritos, tanto que no se da a mostrar
Tanta vida, tanto cielo, tanto ciego dice que al menos estas

Aún recuerdo cuando te decía “sé que regresaras”, sin saber si realmente regresarías
Solo sé que tomaste un viaje, sin maletas, sin aviso, sin un “volveré”
Solo te marchaste, solo te diste a las olas del mar
No hay más que una esperanza lejana de volverte a ver

Solo sé que ese  mismo viaje me espera
Rasgando mi alma con esos recuerdos
Rasgando mi piel, con una taza de café
Rasgando mi voz, quebrando en llanto, consolando ese canto;
Esperare

Autora: Mara. O
Guatemala CA