PRIMERO EL CAFECITO

Cerca del parque “Julim”, se hallaba un restaurante donde servían postres y café de todo tipo. Y siempre un señor llamado Oleun iba a tomar café por la tarde, ya era costumbre. Se sentaba en una  mesa para dos, la silla que se hallaba frente a él siempre estaba descubierta de sus patas, como si  alguien estuviera allí. Aunque March, su esposa hubiera fallecido la silla siempre parecía estar ocupada por su amada.

Como de costumbre, Oleun fue a ese famoso restaurante y pidió una taza de café, mientras tanto  observaba a las parejas de novios que pasaban de un lado a otro en el parque Julim tomados de las manos, algunos en su tiempo de “break”, y sonrió “Si tan solo pudiera tener un deseo, no dudaría en tenerte nuevamente entre mis brazos, mirarte a los ojos y decirte lo bella que te ves, acariciar tu rostro, ver esas curvas imperfectas y decirte que para mí son tan perfectas” – dijo Oleun en voz alta

-Otra vez suspirando por March? – le dijo un viejo amigo

Oleun le sonrió y le dijo:

-aun la extraño

-Lose Oleun – le dijo su viejo amigo tomando su hombro y meciéndole un poco, continuo -imagino

que debe ser difícil, aún recuerdo cuando solías venir con March tomados de la mano como

aquellos novios que veo por allá (señalando al parque). Amigo, por favor nunca borres esa sonrisa

de tu rostro, me motiva a no suicidarme – sonriéndole, empezó a caminar como eran sus típicas

despedidas.

-aquí está su café – le dijo la mesera

-Gracias – respondió

Oleun a lo lejos ve a una joven vagabunda que les pide dinero a unos jóvenes y la ignoran por

completo, luego le pide dinero a un señor y nuevamente la ignoran. Su semblante era muy pobre,

parecía estar al borde del suicidio, su rostro reflejaba dolor, tristeza, cansancio, desesperación,

realmente aterrador. Oleun la veía de reojo y cuando se acercó a él le dijo:

-Puedes darme una moneda por favor

-Así piensas que obtendrás dinero? – le pregunto

-puedes darme una moneda por favor – volvió a decir la joven

Oleun la vio de pies a cabeza y le dijo:

-siéntate y cuéntame cómo es que una joven tan linda puede expresar tanto dolor en su rostro. Si me

cuentas de tu vida te daré la cantidad de dinero que tu necesites, que dices?

-está bien, pero con una condición

-Cómo es que puedes reflejar tanto dolor con tanta vivez? – Le sonrió y continúo diciéndole –dime

cual es la condición

-primero, el cafecito

Oleun soltó una carcajada, viéndola a los ojos le sonrió y le dijo:

-será un placer

Oleun le pidió a la mesera otra taza de café e inmediatamente se la llevaron. La joven vagabunda

tomo con sus dos manos sucias y temblorosas el café y al momento de darle el primer trago cerró

los ojos cual si el café hubiera sido el manjar más delicioso que ella hubiera probado en su vida

entera.

-Te gusto el café?

-déjeme probarlo otra vez y le respondo

Volvió a tomar un trago de café y esta vez cerro los ojos y al abrirlos vio el cielo y dijo –estoy en el

paraíso? A lo que Oleun sonrió y le dijo –creo que si-

-Llevaba ya 3 años de no probar un café como este, tan amargo y dulce a la vez – le dijo la joven

-Antes de los 3 años que mencionas, tomabas café como este? Le pregunto

-Si. Venía con mis padres no a este café, sino a uno que quedaba cerca de la finca de mi abuelo

paterno y tenía un sabor similar, aunque este lo siento tan exquisito que desearía nunca dejar de

tomarlo.

-Lo imagino. Cómo te llamas?

-Lourete, y usted?

-Oleun Monjout, un gusto Lourete. Ahora cuéntame cómo es que hace 3 años estabas con tus padres

tomando café en una finca y luego te hayas en esta situación?

-es una larga historia señor Oleun. Situaciones de la vida que cambian completamente el camino

que uno plantea. Decisiones tontas son las que me tienen aquí

-No creo en las decisiones tontas, solo creo en un destino sabio – le dijo Oleun

-Lo siento si le contradigo señor Oleun pero no creo que el destino “sabio” como usted dice, exista.

Porque si existiera no hubiera tomado un rumbo que me llevara casi a la muerte. Hace 3 años tenía

una pareja, para mí era el hombre más perfecto, él fue mi primer y único amor. Una noche me llevo

a su casa, él vivía solo, fue una noche romántica, velas, rosas por doquier, fragancias en cada

rincón, vino, viendo las estrellas, fue una noche romántica y a la vez apasionada. Ese día nos

entregamos en cuerpo, tanto para el como para mí era nuestra primer noche juntos. Luego de ese día

todo iba muy bien, hasta que empecé con mareos, náuseas, dolor de cabeza, entre otros síntomas

que a una mujer embarazada le dan. Fui a chequearme al médico y resulta que estaba embarazada.

Cuando le di la noticia a mi pareja se enojó pero dijo que no me dejaría sola, que estaríamos juntos

en las buenas y en las malas pero mintió, a las dos semanas se cambió de casa y no dejo rastro de

nada, parecía como si la tierra se lo hubiera tragado, el cobarde me abandono. Mis padres al saber

que estaba embarazada me corrieron de casa pero no tenía a donde ir.

-No tenías tíos, primos, abuelos cerca? Interrumpió

-Mis dos padres son hijos únicos y mi abuelo que era el único que vivía, falleció un mes antes de

que supiera que estaba embarazada. No tenía a nadie a quien socorrer, solo amigos pero para ese

entonces todos vivían con sus padres porque eran jóvenes, estudiantes de secundaria así que empecé

a cantar en los buses y a pedir dinero para poder alquilar en la noche una habitación y comprar algo

de comida pero no siempre me alcanzaba el dinero así que por veces buscaba entre la basura

pedazos de cartón para dormir en un rincón de algún restaurante o en la bancas de un parque. Al

mes unos pandilleros trataron de quitarme el dinero pero me negué, una decisión muy tonta de mi

parte, me dieron una paliza tan fuerte en el estómago que tuve un aborto, perdí a mi bebe.

- lo siento, nunca pensé que tu historia fuera tan fuerte

-en realidad no lo es tanto, antes de eso vivía cómodamente sin preocupaciones

-a todo esto, cuentos años tienes ahora?

-18 años

-entonces a los 15 años resultaste embarazada?

-lamentablemente. Luego de que perdiera a mi bebe me hallaron cinco jóvenes tirada en el suelo,

llevaba 5 días de no comer y estaba muriendo, me llevaron cargada a una especie como de teatro y

me acostaron en una colchoneta, me dieron agua y un poco de comida. De esos cinco jóvenes que

cuatro son hombres y una es mujer dijeron que podía quedarme a vivir con ellos, que ellos al igual

que yo sus padres los habían echado de su casa por las malas decisiones que habían tomado. Cada

uno de ellos salía desde la mañana hasta la tarde y por veces hasta la noche a hacer malabares, a

cantar y tocar la guitarra en los buses para poder comprar comida para ellos. Estos cinco jóvenes

son ahora mi familia.

-Y donde está tu guitarra o tus instrumentos para hacer malabares?

-Hoy no los traje conmigo porque no tenemos tantos, dos de nosotros se encarga de dar lastima para

pedir dinero

-así que con lastima ganas dinero –le dijo viéndola a los ojos

-por veces, funciona más con la guitarra en mano – le dijo Lourete sonriéndole

-bueno jovencita, que dices si mejor te vas a vivir a mi casa, te adopto como mi hija, que dices? –le

dijo Oleun

-La respuesta  es sencilla, no. Gracias por ofrecerme un lugar donde vivir pero tengo una familia a

la que nunca abandonare, los amo tanto como para dejarlos por una mejor oferta de vida.  Aunque

pensándolo bien si me invita a otro cafecito, quizás lo adopte como mi padre.

Oleun soltó una carcajada y le sonrió. Ese día tuvieron una conversación un tanto extendida y muy

agradable. Lourete, una joven bella y con una viveza tan bien escondida logro ese día lo que no logro

ver en tantos años, la lealtad hacia sus hermanos y el amor hacia la familia.

Mara. O

Comentarios

Entradas más populares de este blog

SU DULZURA |POEMAS DE AMOR

POEMAS PATRIOS DE GUATEMALA

POEMA AL QUETZAL