LAS FANTASIAS NO MUEREN

El tiempo pasa y me hago viejo
y me he dado cuenta de lo bello
de la vida, como el amor y la
felicidad, esa que nace en el
corazón del hombre enamorado.
Las fantasías no mueren, de
ello soy fiel testigo, lo suspiros
con el tiempo son profundos
aunque también mueren con
un nudo en la garganta, luego
de la añoranza de esos días
mozos en los que la nada
era la única garantía del existir.
Las mariposas en el estómago
no mueren con el tiempo, al
contrario aprenden a volar
pero en ocasiones es demasiado
tarde, se ha perdido la fuerza
que busca una verdadera dama.
La vida es tan corta en la alegría
y la larga en el sufrimiento, por
ello debemos gozar los buenos
momentos que sólo nos brinda
el amor que nace en las mieles
de la mañana.

Autor: Edwin Yanes
Guatemala C.A.
04/04/17