ERES FRUTA PROHIBIDA DEL VECINO

Como el tiempo quiero permanecer
en tu noble corazón de dulce dama
que el amor ha sabido reconocer
en ardientes besos de suave cama.

Eres fruta prohibida del vecino
que con malicia todos te aprecian
al paladar eres el más fino vino
que los fríos incautos desprecian.

Al cielo azul elevo una gratitud
por dotar la tierra de real belleza
que roba suspiros a la plebe juventud
que anhela con ahínco tu noble realeza.

Provocas en la muchedumbre excitación
al ser la roja manzana que Eva comió
en noches de soledad eres la salvación
del precoz que nunca el agua probó.

Autor: Edwin Yanes
Guatemala C.A.
15/08/17